Diamantes éticos



Desde que me metí de lleno en el mundo de las bodas han sido varios los Diamantes que han pasado por mi manos. Diamantes, en teoría, libres de conflicto. Y digo en teoría porque aunque todos los proveedores se escudan en el sistema de certificación del Proceso Kimberley, ninguno podía ofrecerme información exacta o algún tipo de garantía acerca del origen de los mismos.

A pesar de que el Proceso Kimberley ha logrado disminuir significativamente la venta de Diamantes conflictivos, el simple hecho de que haya un porcentaje que consiga llegar al mercado creaba en mí una incomodidad importante. A esto le sumamos que un informe reciente de Amnistía Internacional pone al descubierto deficiencias en dicho Proceso tales como explotación infantil, laboral y contrabando.

Llegó un punto en el que no podía conformarme con palabras y decidí que o podía garantizar la procedencia de los Diamantes o no trabajaría más con ellos.

Tras varios meses de búsqueda hoy por fin puedo garantizar al 100% la limpieza de todos los Diamantes que salgan de este taller, ya que todos provendrán de la mina Argyle, en Australia. Diamantes éticos, limpios, fruto de una minería responsable y con total garantía, ya que vienen acompañados de su certificado de origen y trazabilidad; certificado que os entregaré con cada uno que me pidáis.

Creo que es importante trabajar con la conciencia limpia y que el cliente sea consciente de lo que está adquiriendo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios (navegación y tienda online) y para realizar estadísticas de visitas al WebSite. Para obtener más información sobre el uso de cookies visite aviso legal.

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.